Mujeres

El día de la mujer deja mucho que pensar, muchas rabias, alegrías, desilgualdades y más…lo que a mi me hace sentido son estas reflexiones con la cuales puedes o no estar de acuerdo, aquí van…
Todas nosotras gustamos de halagos, flores, felicitaciones y como todo ser humano, nos alegramos del reconocimiento, así que si alguien nos manda flores, amor, besos etc..podríamos, podemos estar felices…
Para mi, la solidaridad entre mujeres es vital, ser amigas de forma y fondo, ser solidarias en las buenas y en las malas como también poder ser honestas. No se me ocurre engañar a una amiga, serle infiel a su amistad, traicionar su confianza en mi.
 
Si no somos amigas y no nos conocemos tampoco se me ocurre traicionar a esa otra mujer, como ser la amante de su marido por ejemplo. Él verá cómo se las arregla con su mal matrimonio, pero no quiero que me ocupe a mi como salvavidas, qué lata! y qué perdida de tiempo para mi, que mal ejemplo masculino me deja además…querrías tú un hombre así en tu vida? yo no!
 
Por otra parte, somos las mujeres quienes sostenemos la familia, no solo en la logística, sino en lo más importante e intraspasable, lo emocional. Somos nosotras quienes mantenemos la familia estable, a menos que estemos mal, somos quienes tenemos a cargo las emociones de los hijos, el marido y quienes vivan en la casa..
 
Hay que ir tomando nota de nuestra importancia en la familia, en la vida cotidiana, en la sociedad, tenemos que ir conquistando nuestro lugar sin competir con el hombre, que tiene otras características, sino ir compartiendo con él. Esto no sucederá mientras nosotras sigamos creyendo en que somos superpoderosas, no delegándole funciones en la crianza de nuestros hijos (en común con él porque no los tuvimos solas)
 
No somos infalibles ni superpoderosas (las que crean esto postulan a la fibriomialgia), no podemos hacernos cargo de todo, ni proteger a todos y no está bien que hagamos de nuestros hijos seres inválidos sin su madre, ni a ellos ni a nuestros cercanos, marido, amigos, hermanos, familia. No somos más que personas tratando de vivir nuestra propia vida, ¿cómo hacernos cargo de la perfección de la vida ajena?…imposible!
 
Podría segir horas, en resumen, me alegro y recibo bien sus saludos y les hago reflexionar sobre “algo” de nuestro rol en la sociedad. Que descansen! hombres y mujeres, porque ninguno se merece no relajarse!
Cariños
marcela

Categories: Uncategorized

Post Your Thoughts